Amores melliceros

Amor mellicero, amor de hermanos, dos cachorros jugando y marcando territorio… ¿Donde termina el amor y empieza la lucha? Creo que me hago esta pregunta varias veces antes gritar ¡¡¡basta!!! o directamente ir a separarlos.

Yo tengo dos hermanas  y un hermano menor. Era con él pequeño (que hoy es un gigante) con el que más me trenzaba. Pero debo reconocer que una casa donde predominaban las niñas el juego de manos no era lo habitual…. y ahora como madre de dos varones a veces me doy cuenta que no sé cómo reaccionar.

Y es gracioso porque a veces empiezan peleándose y terminan a los abrazos, o por el contrario, uno lo corre al otro para darle un beso y terminan como en la foto aplastándose uno contra el otro.

Se corren todo el día, se torean, se buscan, se pelean y se aman al mismo tiempo. A veces no se soportan, pero si no están juntos se extrañan. Si uno se despierta más temprano hay que contenerlo para que no despierte su hermano. Y así cono todo.

Es una relación tan única y especial.  Agotadora y encatadora al mismo tiempo. Y agradezco infinitamente al universo permitirme ser testigo de esta hermosa hermandad. 

¿Y vos cómo lo vivís en tu casa? ¿la lucha libre también está al orden del día? ¿cómo lo manejás? ¡contame y ayudame por favor!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *